Un cuento chino

Hace muchos años, en una pobre aldea china vivía un pobre campesino con su hijo. Su única posesión material, aparte de la tierra y de la pequeña casa en la que vivían, era un caballo que había heredado de su padre.

Un buen día el caballo se escapó, dejando al hombre sin animal para trabajar en el campo. Sus vecinos —que lo respetaban mucho por su honestidad y diligencia— acudieron a su casa para consolarle y decirle cuánto lamentaban lo ocurrido. Continúa leyendo Un cuento chino