Paciencia

Los  americanos tienen prisa. La gente de otros países considera que ésta es una de sus principales características. Y tienen razón. Es un rasgo nacional que viene de esa energía de búsqueda que constituye su principal fuente de poder.

Pero esa misma energía —esa fuerza impulsora que exige respuesta inmediata— puede ser a la vez una fuente de debilidad, porque también les ha hecho la gente más impaciente del mundo. En tiempo de guerra, muchos de sus soldados vivieron situaciones de gran desventaja debido a la típica impaciencia norteamericana. Con frecuencia se exponían al fuego enemigo innecesariamente, en lugar de burlarlo. Continúa leyendo Paciencia

Vive tu propia vida

No alcanzarás la tranquilidad si dejas que otros vivan la vida por ti.

La verdad más profunda que concierne al ser humano es la siguiente: el Creador nos dio el completo e incuestionable derecho de prerrogativa sobre una cosa y solo una: nuestra propia mente. Seguramente su intención era animarnos a vivir nuestras propias vidas, a tener nuestras propias ideas, sin la interferencia de los demás. De lo contrario no nos hubiera dado un dominio tan claro sobre nuestras mentes. Continúa leyendo Vive tu propia vida