Reorganizando los prejuicios

Reorganización de los prejuicios

Reorganización de nuestros prejuicios

El cambio es la clave. Es lo que vemos que hace el mundo a nuestro alrededor.

El cambio, el cambio real, es un trabajo duro . Y cambiar nuestras propias mentes es lo más difícil para empezar.

Pero también es el único lugar donde empezar.

Es difícil encontrar la palanca para cambiar la forma en que vemos el mundo, difícil de tirar de las correas de transmisión de nuestro pensamiento. Pero es urgente.

Un gran número de personas piensan que están pensando cuando están simplemente reorganizando sus prejuicios … ”
William James

En pocas palabras, cuantas cosas nos cuenta Seth Godin.

El cambio está a nuestro alrededor. La vida, de hecho, es un cambio permanente; no hay vida sin cambio. Y ¡cuanto ha cambiado el mundo en los últimos 4.000 millones de años! ¿verdad?

Pero quizás ahora nos estamos enfrentando a procesos de cambio mucho más veloces que en cualquier otra época de la humanidad. En la Edad Media, por no mirar más atrás, eran necesarias décadas para que un cambio fuera perceptible en la sociedad. Pero hoy en día, con las tecnologías que permiten la transmisión de la información y el conocimiento prácticamente en tiempo real, apenas si son necesarios unos minutos para tener conocimiento de casi cualquier cosa que ocurre en el mundo.

Los avances tecnológicos se desarrollan y distribuyen a una velocidad que casi causa vértigo, que se lo causa a las personas menos preparadas. Y todos estos avances y tecnologías han cambiado radicalmente el mundo en apenas unas décadas. Un cambio brutal y para siempre el que nos han traído tecnologías como Internet y la telefonía móvil.

Este cambio tecnológico ha cambiado de forma sustancial tanto el acceso a la información (que se ha democratizado hasta niveles increíbles), como la forma de hacer negocios y de relacionarnos entre las personas. La comunicación es, ahora, permanente.

Nuevas formas de conocimiento, nuevas formas de negocios, nuevas formas de relacionarnos que en muchos casos seguimos mirando con ‘ojos antiguos’, con los prejuicios aprendidos, con la programación del pasado.

Pero si el mundo a nuestro alrededor cambia, no nos queda más remedio que cambiar nosotros también, no sólo como una labor de adaptación para la supervivencia, sino para poder aprovechar al máximo, en nuestro propio beneficio, los cambios que se producen a nuestro alrededor.

Y aprovecharlo significa mirarlo con ‘nuevos ojos’, reprogramar nuestros prejuicios, nuestra mente, para absorber la nueva realidad. No solo reordenar las ideas y prejuicios, sino poner nuestras convicciones en cuestión, preguntarnos sobre ellas y su validez en este nuevo entorno.

En definitiva, conocernos mejor, indagar nuestros pensamientos y prejuicios, valorar su utilidad y validez; y si no son válidos, cambiarlos. Cambiar nuestra mente, nuestra forma de pensar, para adaptarnos.

1 comentario en “Reorganización de los prejuicios”

  1. Pingback: Cómo resolver un problema: la técnica de “Los Cinco Por Qué” | Rufino Lasaosa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *