Actitud y habilidad

La actitud es una habilidad

Print Friendly, PDF & Email

Puedes aprender matemáticas. Francés. A jugar a los bolos.

Incluso puedes aprender también Javascript.

Pero también puedes aprender a ser más empático, apasionado, enfocado, consistente, persistente y otras setenta y siete actitudes.

Si puedes aprender a ser mejor en algo, eso es una habilidad.

Y si es una habilidad, puede ser tuya, si la quieres.

Una gran noticia, ¿no?

(Traducción libre del blog de Seth Godin Attitude is a skill)

Otro de los muchos post que nos regala Seth Godin y que nos hacen pensar.

Como en otras ocasiones, tiramos del DRAE para ver con más exactitud el significado de las principales palabras empleadas:

Actitud
(Del lat. *actitūdo).

3. f. Disposición de ánimo manifestada de algún modo.

Habilidad.
(Del lat. habilĭtas, -ātis).

2. f. Gracia y destreza en ejecutar algo que sirve de adorno a la persona, como bailar, montar a caballo, etc.

3. f. Cada una de las cosas que una persona ejecuta con gracia y destreza.

Así pues, lo que nos dice Godin es que el obtener una habilidad es, en principio, una actitud. Si queremos ser hábiles en algo (bien pueda ser programar en Javascript o tocar el saxofón), lo primero necesario es la actitud de aprendizaje para ello.

Eso lleva a una segunda reflexión, relativa a la relación entre actitud y motivación. Como bien dice Alfonso Alcántara (@yoriento), motivación es tener motivos, es decir, objetivos.

Si tenemos (o encontramos) los motivos adecuados —los objetivos, por tanto—, la actitud será la adecuada para aprender esa nueva habilidad que deseamos.

Se puede establecer, por tanto, un esquema tal como este:

Motivos → Actitud → Aprendizaje → Habilidad

Si los motivos son lo suficientemente fuertes, se dará la necesaria actitud hacia el aprendizaje (con todo lo que conlleva de esfuerzo) y fruto de ese aprendizaje (generalmente por repetición), alcanzaremos la habilidad buscada.

Los motivos son los objetivos, por lo que si realmente el objetivo es real (no un sueño, sino un ferviente deseo), no cabe duda que la actitud será la necesaria para afrontar los obstáculos que nos vayamos a encontrar en el camino de hacernos con dicha habilidad.

La cuestión puede ser: ¿Cómo saber si el objetivo nos motiva o no?. En este post se desarrolla una metodología muy útil.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *