El incentivo que conduce al éxito.

El incentivo que conduce al éxito

Print Friendly, PDF & Email

La mayor recompensa que ofrece el éxito es la satisfacción personal.

Aunque con frecuencia consideramos que el éxito se mide por la acumulación de riqueza material, hay otros aspectos que deben tenerse en cuenta. Sin duda éste es un factor importante, pero el verdadero éxito reside en la satisfacción de saber que se ha hecho un buen trabajo y se ha conseguido lo que se quería.

Einstein, por ejemplo, nunca acumuló demasiada riqueza. Pero, ¿quién se atrevería a decir que no alcanzó el triunfo?. Einstein llegó a la culminación de su carrera y cambió el mundo porque sabía lo que quería y tenía un plan para conseguirlo.

¿Cuál es el incentivo que conduce al éxito? La respuesta consiste en seguir el mismo método de Einstein y de todos cuantos han alcanzado el triunfo. Para obtener el éxito es necesario quererlo con mucha intensidad. Recuerda que no es lo mismo desear algo que estar decidido a obtenerlo.

→ Quiero, elijo, decido

Este deseo ferviente de triunfar genera tal cantidad de energía que te ayudará a eliminar los obstáculos que antes te hubieran podido parecer insuperables. Todo es posible para aquel que piensa que es posible.

Tienes que fijarte una meta en la vida. Anótala y grábala en la memoria. Dirige todos tus pensamientos y energía a alcanzar esa meta. En lugar de dejar que los pequeños contratiempos te desanimen, intenta aprender de ellos y no te alejes del camino que te conducirá a la consecución de tus objetivos.

→ Pensamientos → Sentimientos → Acciones → Resultados

Cuando Henry Ford empezó a trabajar en su primer «carruaje sin caballos», gente con menos visión que la suya -familiares y amigos- se rieron de él. Algunos le llamaban «el inventor chiflado».

Por muy chiflado que estuviera, Ford sabía lo que quería, y tenía el deseo ferviente de conseguirlo. Nunca aceptó el fracaso. Fue un autodidacta que no recibió una instrucción formal ni estudió para ser mecánico. No existen obstáculos para la persona que está decidida a alcanzar una meta en la vida.

Ford cambió el rumbo de los acontecimientos en los Estados Unidos. La producción en masa de sus automóviles puso el transporte al alcance de la clase media y abrió las fronteras de su país. Se formaron grandes industrias alrededor del automóvil. Si Ford no hubiera inventado el «Tin Lizzie», no se habrían creado las redes de carreteras, ni los puesto de trabajo en la construcción, ni los servicios de comida rápida, ni los moteles.

Otro ejemplo digno de mención es el de John Wanamaker, que empezó como empleado de una tienda de ropa en Filadelfia. Desde el principio decidió que algún día él tendría su propia tienda. Cuando se lo comunicó a su jefe, éste se rió y le dijo:

– Pero John, si ni siquiera tienes dinero para comprarte otro traje.

– No -contestó Wanamaker-. Pero quiero una tienda como ésta, o mejor que ésta. Y la voy a tener.

Wanamaker llegó a ser el dueño de uno de los establecimientos comerciales más grandes en la historia del país.

– Recibí una formación muy limitada -dijo Wanaaker años más tarde-, pero adquirí los conocimientos que necesitaba a lo largo del trayecto, como la locomotora que va recibiendo agua durante su recorrido.

Recuerda: la mente humana puede obtener todo lo que es capaz de concebir y creer.

La persona que está decidida a alcanzar el éxito sabe utilizar las oportunidades que tiene al empezar, y va adquiriendo lo que necesita a lo largo del camino.

Empieza ahora, estés donde estés.

(“Rico en un año”. Napoleón Hill. Semana 3: Vive tu propia vida)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *