Metodología para la definición de objetivos

Definición de objetivos: una metodología

Uno de los mayores problemas en el proceso de cambio es saber hacia dónde cambiar, si aquello que pensamos es, efectivamente, lo que queremos o no pasa de ser una ensoñación de una vida diferente.

Nos planteamos objetivos difusos, objetivos que hay que definir de forma más concreta, y aún así, cuando lo hacemos, no tenemos la convicción de que sean objetivos reales, quizás porque no somos capaces de definirlos de una forma concreta, válida y plausible.

Tomando en préstamo palabras de Alfonso Alcántara en “#Superprofesional“, todos definimos objetivos, pero aquellas personas que lo hacen de forma sistemática tienen muchas más probabilidades de llegar a ellos. Una gran ayuda es la «definición operativa y observable» de los factores implicados en el cambio.

Y establece estas

Nueve preguntas para definir mejor los objetivos personales:

1. ¿Qué quieres?

Definición lo más concreta que sea posible del objetivo a alcanzar, sin vaguedades. En la respuesta deberíamos dar contestación a otra pregunta relacionada de gran importancia: ¿por qué lo quieres?, que tiene relación con la siguiente pregunta.

2. ¿Te motiva lo suficiente?

Es decir, ¿tienes motivos suficientes? Esos motivos, ¿te dan el ánimo y la fuerza necesaria para dirigirte a tu objetivo?

3. ¿Cómo cambiará tu vida a corto y largo plazo?

Imaginar (y describir) cómo el alcanzar el objetivo puede llegar a cambiar la vida, tanto en el corto plazo (por las acciones que habrá que llevar a cabo), como en el largo plazo; cómo será la vida en el futuro más o menos lejano (tras, cinco años), en el supuesto de alcanzar dicho objetivo.

4. ¿A quién más afectará?

Así mismo, no podemos olvidar a todos aquellos que nos rodean: pareja, familia, amigos… y visualizar de qué forma les afectará a ellos el hecho de alcanzar el objetivo, cómo serán las relaciones con ellos en ese momento. Es importante, no solo vernos a nosotros mismos en ese objetivo, sino en qué situación estará nuestro entorno actual.

5. ¿Tu objetivo es alcanzable y manejable?

Posibilismo, realismo, aún sin dejar de volar la imaginación, de ser ambicioso.

6. ¿Lo vas a hacer tu solo o necesitas apoyos de otros?

El quién es a veces tan importante como el qué y el cómo. Si se requiere la intervención de otras personas, la elección de compañeros de viaje es de una enorme importancia. Se deberían compartir valores y compromiso con el objetivo para que las fricciones (inevitables entre las personas) no deriven en enfrentamientos que impidan el camino hacia el objetivo.

7. ¿Qué vas a empezar a hacer primero, qué pasos vas a empezar a dar?

Dirigirse hacia un objetivo es planificar. Y en la planificación, cualquier trabajo complejo y largo se debe dividir en pequeños trabajos (tareas o metas). Es lógico pensar que hay que empezar por algún sitio, los primeros pasos de la primera tarea hacia la consecución del objetivo. Un “mapa de carreteras” con sus hitos.

8. ¿Cómo sabrás que has alcanzado tu objetivo?

Definir una serie de métricas lo más concretas posibles que nos permitan determinar si hemos llegado al punto que queríamos o queda camino por delante.

9. ¿Cuentas con los recursos suficientes?

Presupuesto necesario para llevar a cabo el objetivo, tanto en términos económicos como personales (dedicación necesaria)

Una gran forma de analizar los objetivos es responder a estas ocho preguntas, pero no de forma teórica, mental, sino blanco sobre negro, cogiendo un papel y un lápiz o bolígrafo y escribiendo las respuesta a las preguntas.

Y mejor hacerlo a mano que en ordenador, pues la escritura manual activa mucho más el cerebro y, en el transcurso de la misma, siempre aparecen nuevos elementos que no habíamos considerado inicialmente. La escritura manual es tremendamente clarificadora.

En realidad Alfonso Alcántara habla de 8 preguntas, pero una de ellas me ha parecido de la suficiente entidad como para desdoblarla.

Si quieres tener éxito, debes decidir ahora mismo cuál es tu objetivo y cuáles son los pasos que tienes que seguir para conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *