Pensar en abundancia

Vivir en la abundancia

Print Friendly, PDF & Email

Las palabras solo tienen el significado que nosotros les damos.

Una palabra por sí misma no es nada, sino la designación de un objeto, un hecho, una idea. La misma palabra, en distintos contextos —e incluso en distintas zonas geográficas—, tiene significados diferentes, tanto para el que la pronuncia como para el que la recibe.

Si esto ocurre al designar un objeto o un hecho, en cuanto al significado de la palabra que designa una idea las diferencias todavía son más notables. Ante una misma palabra/idea (amor, felicidad, éxito, …) cada persona tiene una imagen, una definición propia para dicho concepto.

Una de estas palabras/idea es la palabra abundancia. Vivir en la abundancia es un dicho común, un deseo muy común. Pero, ¿qué es vivir en la abundancia?

Si acudimos al DRAE, abundancia es Gran cantidad y, es su segunda acepción, Prosperidad, riqueza o bienestar.

Por tanto, viviríamos en la abundancia si tuviéramos gran cantidad de prosperidad, de riqueza o de bienestar.

Pero las palabras solo tienen el significado que les damos… y desde el ámbito del crecimiento/transformación personal surge un nuevo siginificado para la abundancia.

Abundancia es tener lo que necesitas justo cuando lo necesitas

La clave de la definición está en ‘lo que necesitas‘, que no es ‘lo que deseas’. Deseos y necesidades van por caminos diferentes.

¿Cuántas y cuántas veces sucede que ante una necesidad aparece, casi por arte de magia, una solución? Ante una necesidad. Como si las fuerzas del universo se hubieran puesto a nuestro favor para darnos eso que, justamente en ese momento, necesitábamos.

¿Es casual? Aparentemente puede serlo… pero el mundo, la vida, está hecha de causas-efectos, así que si el efecto es ‘abundancia’, hay una causa. Una causa que va a nuestro favor, que nos proporciona lo que necesitamos, justo cuando lo necesitamos. Y entonces, y solo entonces, estamos viviendo en la abundancia.

Los pensamientos son cosas muy poderosas. Mucho. Todo empieza ahí, en los pensamientos, y por eso podemos dar a cada cosa el significado que queremos.

¿Qué tienen que ver los pensamientos con la abundancia? Lo primero, que si lo racionalizamos y pensamos —olvidando la definición exacta del DRAE—, con toda seguridad la mayoría vivimos en la abundancia. Tenemos lo que necesitamos (salud, trabajo, vivienda, amigos, … ) cuando lo necesitamos (ahora). En mayor o menor medida, pero es así. Nuestras necesidades básicas están cubiertas, unas de forma racional y otras que encuentran solución de forma casi mágica.

Lo segundo, que si queremos más abundancia en nuestras vidas, debemos pensar en abundancia. Debemos pensar, construir en nuestra mente, la certeza de que siempre que necesitemos algo, lo vamos a tener.

Piensa en abundancia y tendrás abundancia; piensa en escasez y tendrás escasez

(Koro Cantabrana)

Si pensamos en escasez, nosotros mismos nos estaremos poniendo las barreras mentales y de pensamiento para no acceder a la abundancia, pues nuestros mismos pensamientos la rechazarán cuando aparezca, no la reconocerán y, por tanto no llegará a nosotros.

Pensar en abundancia, de una forma abierta y sincera, es tomar el convencimiento profundo de que ahí donde tengamos una necesidad, aparecerá la solución. De una forma abierta, sin prejuicios. De una forma sincera, creyéndolo profundamente.

Pensar en abundancia no es un falso pensamiento positivo. Es tener la convicción profunda de que ante la aparición de una necesidad, de un problema, éste va a tener una solución. La vamos a encontrar nosotros o nos va a llegar. Con seguridad.

Si pensamos en abundancia, pensamos y creemos que somos más grandes que nuestros problemas. Y lo somos. Crecemos. Nos transformamos. Cambiamos nuestra visión de nosotros mismos —que tanto tiene que ver con la autoestima— y del mundo que nos rodea.

Pensar en abundancia, y agradecer, profunda y sinceramente, cada vez que ésta nos llega. El agradecimiento a uno mismo, a nuestro entorno, al mundo, al universo, a Dios… cada uno según su creencia. Pero agradecer, siempre.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *